• CSCPR

No es cuento de camino: el bloqueo de EEUU a Cuba es verdad cruda y concreta

por Jaime Torres Torres - Periodismo alternativo

(Primero de una serie de artículos)


Por María Victoria Valdés Rodda

Periodista de Revista Bohemia

Especial para Prensa Sin Censura

Infografías: CUBADEBATE


A Cachita le cayó el cielo encima cuando su hijo Ernesto la llamó desde Kansas, donde reside desde 1993 junto a otros dos mil 723 cubanos más. – “Ay mijo te dije que era una locura vivir ahí. Si estuvieras en la Florida ahora me pudieras mandar el dinero, pero tú dale que dale, que ahí estaba la Apolo 13. Total, jamás serás cosmonauta”. – “Vieja tranquilízate déjame terminar. No es problema del lugar, es que el Gobierno americano ha prohibido las remesas”- “¿Sí?, aquí no han dicho nada”. – “Ya lo dirán mami, ya lo dirán, pero tú confía, que yo invento”.

Es esta una anécdota real y representa a miles de familias de la Mayor de las Antillas, amparadas desde lejos por el amor de los suyos. Personas que doblan el lomo para “salir” adelante y a la vez ser solidarios con su Tierra, valor aprendido en Cuba desde la infancia. Y nada tiene que ver el lugar de residencia: el 23 de octubre de 2020, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) emitió la orden para que el Departamento del Tesoro estadounidense cortara ese flujo de humanidad. La iniciativa no era propia, venía de la mismísima Casa Blanca donde todavía la desprestigiaba Donald Trump.

La consultora Havana Consulting Group, con sede en Miami, cifra las remesas enviadas a la isla desde 1993 hasta 2019 en $46 mil 800 millones de dólares, de los cuales $18 mil 871 millones llegaron por vías formales. Sin embargo, como Ernesto le prometió a su madre, el dinero llegó algo retrasado, pero llegó. Vías actualmente hay disimiles, que se utilizan no sin cierto temor porque pocas son seguras al cien por ciento, pero no hubo más remedio. El pasado año la inventiva nacional (y también el olfato mercantil de algunos) logró superar el shock inicial cuando la Western Unión, a través de sus representantes en Cuba, las empresas Fincimex y AIS, fueron blanco directo del bloqueo estadounidense, -financiero, económico y comercial- que desde hace 60 años aqueja a la población cubana.

La Habana, Cuba.

Y no es cuento de camino, es verdad dura y concreta. A pesar de todos los impedimentos que se ponen por delante al Proyecto emancipador cubano, los descendientes de negros, españoles y chinos, devenidos luego en una amalgama nacional peculiar, jamás se rinden: bailan, trabajan, tienen hijos, beben, gozan del mejor tabaco del mundo y ahora con la Covid-19 crean cinco candidatos vacunales contra la maldita enfermedad. Quien les escribe es de ahí, de Cuba. Mas no es chovinismo barato.

Lástima la sistemática propaganda tergiversadora de nuestra realidad, por eso presentaré algunas especificaciones aportadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX). Desde 1991 este organismo denuncia en la Asamblea General de la ONU el resultado concreto de una política rayana en el genocidio, pues pretende matarnos a como dé lugar. Las 240 medidas punitivas (parte de ese Bloqueo) dejadas por Trump como “regalo”, tanto a la Revolución cubana como a la nueva administración estadounidense, cubren todos los aspectos de la nación.

Por ejemplo, la cancillería cubana informó que en 2020, “los cambios regulatorios emitidos por los Departamentos del Comercio y el Tesoro desmontaron disposiciones ya existentes y crearon nuevos instrumentos coercitivos. Se reimpuso a Cuba la medida que impide la importación de productos de cualquier país que contengan más de un 10 por ciento de componentes estadounidenses. En una economía globalizada, ello constituye un obstáculo real para adquirir insumos necesarios, independientemente del mercado de origen. Además, con el interés de coartar uno de los principales rubros exportables, se prohibió la importación en EE.UU. de ron y tabaco de origen cubano, anuncio que se combinó con una retórica dirigida a desacreditar esos productos”.

Por otra parte, la salud, – centro actual de todas las atenciones mundiales-, también ha sufrido con lo que a todas luces es una política de terrorismo de Estado: de abril de 2019 a marzo de 2020, la Empresa Importadora y Exportadora de Productos Médicos (MEDICUBA S.A.) contactó a 50 compañías estadounidenses con el objetivo de importar equipos, medicamentos y otros insumos necesarios en el Sistema de Salud Cubano. La gran mayoría de estas empresas no respondió, excepto tres que alegaron estar imposibilitadas de comerciar con entidades cubanas por el bloqueo. Como consecuencia no pudieron obtenerse medicamentos para el cáncer de próstata, de mama, pulmón, vejiga, siendo la oncología y la pediatría las áreas más afectadas.

Si fuéramos a tomarnos trágicamente todo este rosario de calamidades (solo puse algunas), aquí nadie osaría seguir pensando en el futuro, uno soberano e independiente, porque la posibilidad de anexión es la que se busca desde las altas esferas de la nación norteña. Y aunque hay estrés, dolor, mucho, – y a veces hasta impotencia- a nivel individual y colectivo, el Gobierno cubano busca soluciones apelando a los resortes de amistad, porque si de algo podemos presumir, es de los amigos por todo el mundo. Incluidos en Puerto Rico.

Así, este 10 de Junio, el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PAM), David Beasley, recibió en Roma, al embajador y representante permanente de la República de Cuba, José Carlos Rodríguez Ruiz, reportó ese mismo día Prensa Latina. El cargo internacional le trasladó al diplomático caribeño su satisfacción por haberse logrado que el texto del Programa Estratégico País del PMA para Cuba (2021-2024), será sometido a la aprobación de la Junta Ejecutiva entre el 21 al 24 de junio. Se estima que el apoyo signifique un beneficio directo a más de 1.5 millones de personas. Esperanza y más esperanza.

A partir de cómputos del EEUU-Cuba Trade and economic council a este país entraban anualmente, directo de los EEUU, de entre dos mil hasta cuatro mil 700 millones por concepto de remesa, las que ayudaban en un montón de cosas, también a comprar comida. Quizás en estos momentos sea menos. No estoy segura porque como Cachita y Ernesto, el cubano no se da descanso ni abre la puerta a la derrota. Ya ha visto, tiene otras muchas: el PAM ha abierto una. A veces estamos extenuados, pero no vencidos.

¡Si no me cree, venga, será bien recibido…Ah!, había olvidado que los viajes turísticos en Cruceros desde los Estados Unidos (y los puertorriqueños viven en ese infame esquema del ELA) también entran en las 240 medidas trumpianas, las cuales Joe Biden podría eliminar. La insensatez, aunque nunca cae sola, termina siendo derrotada por el sentido común y la solidaridad. Entonces, lo conmino a que esté atento este miércoles, 23 de junio, a la votación en la Asamblea General de la ONU cuando Cuba presente su demanda a favor del cese del bloqueo yanqui. Allí leerá un nuevo informe sobre el impacto directo a la familia cubana. Y volveremos a obtener la mayoría de las simpatías.





3 vistas0 comentarios