• CSCPR

LA SOLIDARIDAD CUBA - CARIBE Y LA CAMPAÑA DE ALBETIZACIÓN

Actualizado: 29 de dic de 2020

Por: Julia Cabrera Reymont

Especialista en Solidaridad

de América Latina y El Caribe ICAP


En el marco del 60 aniversario del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos queremos rendir homenaje a aquellos amigos educadores de nuestro Caribeque junto a jóvenes cubanosseentregaron en cuerpo y alma a la tarea de enseñar, durante la Campaña de Alfabetización Cubana de 1961.



Para ello nos acercamos a Luisa Campos, Educadora de profesión y actual Directora del Museo de la Alfabetización, quien muy gentilmente accedió a nuestra entrevista. Luisa nos revela aspectos importantes, muy poco conocidos, sobre la participación de amigos caribeños en este importante acto, uno de los más nobles de la Revolución y un homenaje a nuestro Comandante Fidel, que junto a José Martí, constituyen nuestros dos grandes Maestros. Tuvo también a bien, dirigir sinceras felicitaciones y agradecimiento alInstituto Cubano de Amistad con los Pueblos en su 60 aniversario, por el aporte brindado a esta obra de la Revolución.

¿Cuáles fueron los antecedentes de la Campaña de Alfabetización?


Apenas un año después del triunfo de la Revolución Cubana, justo el 29 de agosto de 1960, nuestro Fidel dio a conocer al pueblo la decisión de realizar una campaña masiva de alfabetización y el 26 de septiembre del propio año en la sede de la ONU, expresó: “Cuba será el primer país de América, que a la vuelta de algunos meses, podrá decir que no tiene un solo analfabeto.


El 28 de enero de 1961, Fidel estaba convocando a los estudiantes, para enseñar en los campos, y la cifra eran ¡100 000! mayores de 13 años. Se sobre cumplió. Hubo niños y niñas entre 7 y 12 años que dieron el paso al frente. La familia cubana entendió el mensaje: si no había autorización, no había Campaña de Alfabetización. Y es que para esos años con una sociedad tan machista como la cubana, autorizar a niñas de 12 y 13 años a abandonar sus familias y enfrentarse a un mundo desconocido, no resultaba ser una tarea fácil.


En esos momentos Cuba tenía una población de 6 millones 933 253 habitantes. De ellos 979 207 eran analfabetos localizados en el país y solo 707 212 habitantes estaban alfabetizados

Se sumaron a la Campaña para enseñar a leer y a escribir, niños, jóvenes y maestros de 21 países de América Latina y el Caribe y de Europa. El Comandante en Jefe, en reiteradas ocasiones, había planteado, que los amigos del mundo, podían participar de esta histórica vivencia cubana, porque según Fidel lo que estábamos haciendo era para el mundo subdesarrollado.

En esos momentos Cuba tenía una población de 6 millones 933 253 habitantes. De ellos 979 207 eran analfabetos localizados en el país y solo 707 212 habitantes estaban alfabetizados.

Así comenzó la Campaña el 1ro de enero de 1961 que culminó el 20 de diciembre del propio año, pero no es hasta el 22 de diciembre de 1961, que Fidel, en acto público declara a Cuba libre de Analfabetismo. Por eso, el año 1961 se llamó Año de la Educación.


En la campaña participaron en total 268,420 alfabetizadores.


Los Brigadistas Conrado Benítez (primer mártir, asesinado por las bandas contrarrevolucionarias con solo 18 años) enseñaron en las montañas. Los Brigadistas Patria o Muerte eran milicianos y estaban autorizados a portar armas en la lucha contra los bandidos. Los Alfabetizadores Populares, enseñaron en las ciudades.


¿Cuál fue la contribución del ICAP a esta Campaña?

El ICAP jugó un papel muy importante junto a la Comisión Nacional de la Campaña en la atención permanente del gran número de jóvenes maestros y alfabetizadores, que arribaron a Cuba desde América Latina, el Caribe y de Europa y que por primera vez enfrentaban esta experiencia. El ICAP les organizó conferencias, entrevistas, les mostró la obra de la Revolución que entonces se gestaba.

Recuerdo a la alemana cubana Tamara Bunke, que trabajaba en el ICAP y en el Ministerio de Educación de Cuba como traductora y que se incorporó a la campaña como Asesora.

Del Caribe se recibieron alfabetizadores de 4 países:


En esa época, muchos dominicanos y haitianos habían establecido su residencia en Cuba. Recuerda que Gina Rey (alfabetizadora cubana -Conrado Benítez) trabajó en el Municipio Morón con una colonia cañera de 6 haitianos, analfabetos en su propia lengua. Pues Gina logró además que estos pudieran firmar sin usar el dedo. Ella guarda agradables recuerdos de estos hermanos haitianos porque eran educados, respetuosos, cariñosos y muy atentos.

Mención especial merece la haitiana- cubana Martha Jean Claude, añade, con un importante papel en el desarrollo de la cultura cubana y caribeña. Se estableció en Cuba con su familia y una de sus hijas, Linda Mirabal, con solo 12 años, se incorporó a la Campaña, en Sagua de Tánamo, uno de las regiones más intrincadas del oriente cubano, y tuvo como alumnos a dos campesinos cubanos que siempre la recordaron con mucho cariño.


¿Qué experiencias le dejó la Campaña de Alfabetización a Cuba?

La Campaña contribuyó a que 40 años más tarde estuviéramos desarrollando labores de alfabetización en América Latina, Asia, Africa, Europa y Oceanía, a solicitud de gobiernos e instituciones de esos países, con el Método Yo Sí Puedo.

En el Caribe estuvimos presente en Granada con Maurice Bishop, en Haití (donde en 1999 se utiliza por primera vez la radio en el proceso de alfabetización y se hizo en lengua creole). Más tarde la experiencia de este país posibilitó la creación del Método Cubano Yo Sí Puedo, utilizando la televisión y video en el año 2003, en Venezuela.

Tanto en la alfabetización presencial como la alfabetización por los medios de comunicación se tiene en cuenta la idiosincrasia del país y la lengua originaria. Por eso el Método Yo Si Puedo existe en francés, creole e inglés, portugués y en las lenguas indígenas.


Las dos enseñanzas de la Campaña de Alfabetización para Cuba

Primero, la Campaña de Alfabetización dio acceso a los distintos niveles de educación en Cuba. Muchos miembros del Ejército cubano que participaron en nuestras gestas emancipadoras, accedieron a la enseñanza técnica y profesional y se graduaron en nuestras universidades.

En segundo lugar, este proceso de alfabetización consolidó la unidad nacional: blancos, negros, mestizos, campesinos, obreros, todos sin distinción, contribuyeron a liberar a Cuba del analfabetismo para ser un pueblo libre y culto como lo quiso nuestro José Martí.




16 vistas0 comentarios