• CSCPR

JUANA COLÓN, LA JUANA DE ARCO COMERIEÑA

#MujeresdelCaribe #Marzo #Mujeresdelahistoria #PuertoRico #HeroínasNacionalistas #HeroínasPuertorriquenas

Por Eva L. Ayala Reyes

Juana Colón nació un 27 de marzo de 1886 en Comerío. Hija de esclavos. Desde muy joven tuvo que trabajar para sobrevivir. En 1912 fue a vivir a la zona urbana del pueblo siendo madre soltera. Durante esos años Comerío era una zona de mucha importancia en la industria tabacalera. Juana Colón se dedicaba al lavado y planchado de ropa. Allí entró en contacto con los trabajadores y trabajadoras del tabaco que hacían su labor en condiciones muy difíciles de opresión y explotación. Se identificó con sus necesidades y ellos la reconocían por su liderato y solidaridad. Por eso, cuando estalló la huelga del tabaco en el año 1919, esos trabajadores acudieron a ella. Luchaban por mejores condiciones de trabajo y una paga justa. Juana era identificada como líder de dicha huelga, que es extendió durante muchos días.

Se desarrollaron confrontaciones violentas entre los huelguistas y los capataces y policías que eran conocidos como los blanquitos del pueblo. Mientras los blanquitos usaban armas de fuego y los atacaban a tiros, las trabajadoras, dirigidas por Juana Colón se defendían con piedras y palos. Como resultado de los enfrentamientos muchos de los trabajadores y trabajadoras fueron arrestados y encarcelados. A Juana se le impuso la multa más alta. Para el año 1919, a pesar de la gran producción en la industria del tabaco, las y los obreros tenían que trabajar en condiciones antihigiénicas, faltos de iluminación o ventilación, con sueldos miserables durante largas y agotadoras jornadas de trabajo. Fueron condiciones como esas las que llevaron a que se declarara una huelga que se extendió durante 27 días. Fue una lucha en que los trabajadores se jugaron todo, incluyendo sus vidas. Cuando en la mañana de ese 10 de abril, los policías y capataces trataron de forzar la entrada obligada de rompehuelgas por encima de las obreras y obreros que habían tomado la entrada del local de trabajo, una lluvia de piedras los detenía. Policía y blanquitos disparaban en todas direcciones. Hubo tres muertos y varios heridos. En medio de esa batalla se distinguía Juana Colón que a piedras y palos dirigía el contingente obrero. La policía de Bayamón se vació en Comerío para defender los intereses de los empresarios. Hubo gran cantidad de arrestos, Juana Colón entre ellos.

Además de las luchas del tabaco, Juana se destacó como dirigente del Partido Socialista de Iglesias Pantín en la región entre las décadas del 1920 y 1930. A pesar de ser analfabeta, ya que nunca pudo ir a la escuela, era reconocida por su capacidad como oradora en defensa de los derechos de la clase obrera. Juana también luchó por el derecho al voto de la mujer. En 1932 se logró el derecho al voto de las mujeres que sabían leer y escribir. La lucha de nuestra heroína por el derecho al voto continuó y en el 1936 se logró ese derecho para todas y todos. Juana Colón también era reconocida como médica de barrio. Atendía situaciones de salud de muchos de sus compueblanos.

Se trata de una mujer que estuvo a la altura de su época. Ante la situación de opresión y explotación del gran capital asumió posición como dirigente de la clase obrera, en particular de las obreras del tabaco que enfrentaban a la American Tobacco y sus representantes conocidos como “los blanquitos” de la región. Su lucha fue en muchos frentes. Por eso se le reconocía como la Juana de Arco Comerieña por sus hermanos y hermanas de clase. Ese reconocimiento fue gracias al coraje y valor evidenciados en defensa y representación de su pueblo. Por eso está viva en la memoria colectiva de los y las comerieñas. Precisamente es una de las personajes que la oficialidad ha querido borrar y tergiversar ignorándola en los currículos del Departamento de Educación que están hechos por quienes representan a sectores privilegiados en su pretensión de borrar nuestra verdadera historia.

Cuando contemos la historia de las luchas sociales en Puerto Rico, Juana Colón ocupa un lugar muy importante porque fue una de las figuras más destacadas en esa lucha por un mundo mejor y más justo. Es el personaje más destacado en la historia de Comerío. Hoy la escuela superior de nuestro pueblo lleva con orgullo el nombre de Juana Colón. Juana: negra, mujer, analfabeta, descendiente de esclavos, oradora, sindicalista y socialista, es parte de la aportación negra a nuestra vida como pueblo y por eso la recordamos con orgullo.

A JUANA COLON Por: William Pérez Vega

Prendido en cada rincón como himno que levanta va de garganta en garganta tu nombre, Juana Colón.

Reventando una amapola

en su grito de color

un murmullo se hace flor

y una garganta, corola,

a los aires enarbola

el solidario blasón

hilvanando la canción

en el eco pueblerino

de su verbo cristalino

prendido en cada rincón.


Repetida en callejuelas,

en cada huella es un grito,

puñado de luz no escrito

iluminando aldehuelas,

olvidada en las escuelas,

mas el pitirre le canta,

en el taller se agiganta,

en la fábrica se asume,

en el pueblo se resume

como himno que levanta.


Aunque iletrada, ilustrada

en la calle, en la lucha

que en cada vena se escucha

como río de alborada,

como impetuosa cascada

en cuya fuerza se espanta

quien la riqueza amamanta

descalzando los talleres,

tu hazaña de amaneceres

va de garganta en garganta.


Eres pasión milenaria

de los que han echado a andar

el ansia de conquistar

una estrella solitaria,

portadora solidaria

de estrella, himno y canción,

gritando revolución,

iluminados del jacho,

que escribe en rojo penacho

tu nombre, Juana Colón.