• CSCPR

EN EL CENTENARIO DE LOLITA LEBRÓN RECONOCIMOS A 5 VALEROSAS MUJERES BORICUAS

#MujeresdelCaribe #Marzo #Mujeresdelahistoria #PuertoRico #HeroínasNacionalistas #HeroínasPuertorriquenas #LasLolitasensuCentenario

En el año del Centenario de Lolita Lebrón la 28va. Brigada Juan Rius Rivera dedicó su acto de Abanderamiento a 5 Mujeres destacadas en la lucha libertaria y solidaria en Puerto Rico.

Las presentamos como una muestra de miles de mujeres que se destacan en la región del Caribe y que todavía están invisibilidades porque nos corresponde a los militantes y activistas ponerle rostro a la solidaridad.

La Brigada núm. 28 fue la última que viajó a Cuba en el 2019 desde Puerto Rico. Esta fue dedicada a la gran Lolita Lebrón Soto en su Centenario. Esa mujer patriota que encabezó el ataque al Congreso de los Estados Unidos en el 1954 para exigir la libertad y para denunciar la farsa que constituía la imposición del estado libre asociado.

El Acto de Abanderamiento (parecido a los que realizan con las delegaciones deportivas) es un evento que acontece previo a la partida de cada brigada. Consiste en una ceremonia donde se le entrega las banderas de Cuba y Puerto Rico a cada brigadista como símbolo de reafirmación de nuestra solidaridad con el pueblo cubano y con su revolución. Entregar y recibir la bandera nacional de parte de los verdaderos representantes de nuestra patria, es un honor y responsabilidad que acepta y asume cada brigadista participante.

Durante los últimos 28 años la brigada Juan Rius Rivera ha estado visitando la República de Cuba en abierto desafío a las leyes y medidas adoptadas por el imperio estadounidense contra la participación y solidaridad de los pueblos de América y del mundo hacia dicho país. Debido al COVID – 19 en el 2020, año del Centenario de Celia Sánchez Manduley, la Brigada núm. 29 no pudo llegar. Se decidió unirla a la del 30 Aniversario en este 2021.

Es importante destacar que ese abanderamiento en el 2019 estuvo dedicado a cinco mujeres patriotas de comprobada lucha. No faltaba más, cuando esa Brigada fue dedicada a Lolita Lebrón, en este reportaje se las presentamos; todas luchadoras, todas excepcionales, todas solidarias con el pueblo cubano y con su revolución. Ellas son Rita Zengotita; Eva Lourdes Ayala; Carmen “Cuqui” López; Mercedes Martínez y Zoraida Rivera.



Carmen “Cuqui” Virginia López Vélez

Nace en Cabo Rojo, Puerto Rico el 8 de mayo de 1954. Orgullosa de su pueblo que es la cuna del Padre de la Patria puertorriqueña, Don Ramón Emeterio Betances y Alacán. Es hija de Santos López y Rosa Julia Vélez.

Hace sus estudios en las escuelas públicas de su pueblo natal. Es egresada de la Universidad Interamericana, Recinto de San Germán obteniendo un Bachillerato en Artes con concentración en Trabajo Social, siendo así la primera clase graduada de esta disciplina en dicha universidad. Es ahí donde tira su primera piedra en la Huelga Estudiantil de 1973. Más tarde ingresa al desaparecido Partido Socialista Puertorriqueño donde ocupa la secretaría y destacándose como dirigente de esa colectividad en una época de represión policiaca que marco a la lucha por la Independencia. Fue tesorera del Centro Cultural Salvador Brau, dando una batalla cultural en la época del romerato.

Durante su temprana adolescencia, presidio el Consejo de Estudiantes en el Programa Upward Bound (Destinados a subir), preside el Consejo de Residentes del Caserío Santa Rita (ahora Residencial) durante la huelga de la Unión de Trabajadores de la Industria y Riego, UTIER y donde se le pidió la colaboración a los residenciales para que denunciaran los actos de sabotaje que se cometieran en la zona oeste. Obvio que el enfrentamiento fue duro. Por su militancia política sufrió represión y la dificultad de conseguir trabajo la llevó a considerar irse a estudiar al extranjero, idea acariciada, pero con la apuesta total de que podía quedarse, resistir y luchar y luchar.

Se traslada a San Juan con la oportunidad de colaborar en un proyecto sindical con la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes de la Universidad de Puerto Rico (HEEND). Durante 36 años fue el trabajo asalariado, laboratorio de ideas, llantos, conspiraciones, solidaridad, huelgas, piquetes, días familiares, música, bailables; momentos buenos y menos buenos pero enriquecedores. Es gracias a la HEEND que se funda el Taller de Animación Sindical, dirigido por la Sra. Nilsa Torres y luego por la Sra. Benny que nos llenó de orgullo poder fundar ese grupo musical. Este taller fue dirigido por Chichito Cepeda, Félix Díaz y el profesor Ramón López. Taller de plena para Cuqui donde se destacó en canto, composición, pandero y güiro. Surgen conferencias y como resultado un libro que aún esta sin imprimir siendo un homenaje a la clase trabajadora con el género musical escogido por los obreros en piquetes y huelgas. La plena como arma de lucha. Cuqui ha escrito artículos y reseñas en los boletines El Exento, órgano de la HEEND y Mujeres en Marcha de la Organización Puertorriqueña de la Mujer Trabajadora (OPMT), instancia organizativa feminista que le honra en ser miembro fundadora y ser defensora de los derechos humanos. Es desde la OPMT que colabora para la solidaridad con Cuba y, cuando hace su primer viaje en el 1996 con la Brigada Juan Rius Rivera (JRR), ingresa al Comité de Solidaridad con Cuba en Puerto Rico (CSC).

En el CSC forma parte de la Comisión de Brigada y ha desempeñado las tareas entre otras como colectar donativos empacar, ofrecer conferencias, consignera en protestas, encargada de grupos y maestra de ceremonias. En todas las instancias ha tenido la oportunidad de aprender y crecer como ser humano para seguir brindándole a la Patria lo que merece: respetarla, amarla y liberarla.

Lectura por Mayra de Soto Perera

Eva Lourdes Ayala Reyes

Si alguien se ha ganado un lugar en la historia del movimiento obrero y de las luchas sociales en Puerto Rico es la compañera Eva. Como maestra de escuela pública durante 30 años se destacó por la calidad de su trabajo, lo que le ganó el cariño y respeto de la comunicad escolar. Su trayectoria desde el salón de clases hasta las más altas posiciones como dirigente magisterial ha estado marcada por una gran capacidad de trabajo, por la defensa vertical de todas las causas justas del pueblo y por su alto nivel de compromiso con las mismas.

Desde sus años como estudiante se destacó como militante y dirigente en la huelga estudiantil de 1981 en la Universidad de Puerto Rico. En el 1992-93 se destacó en la denuncia y la lucha contra las pruebas estandarizadas. Participó como dirigente y militante de la lucha para establecer la categoría de maestro de inglés en el nivel elemental, de la huelga magisterial de 1993 y de la huelga del pueblo contra la privatización de la Telefónica en el 1998 cuando fue una de las dirigentes del combativo Consejo Regional de la Montaña. Así también dijo presente en la lucha por la paz de Vieques cuando estuvo durante una semana en el campo de tiro como escudo humano ante los bombardeos de la Marina. Participó de lleno en la huelga magisterial de 2008 así como en todos los paros y luchas del magisterio hasta el presente.

Hoy es una de las dirigentes fundadora del Gremio Magisterial EDUCAMOS, organización que bajo su dirección se ha ganado un espacio destacado en el país. Promueve la unidad del movimiento sindical tanto en el magisterio como en los diversos frentes de lucha del movimiento obrero con total entrega y sin pretensiones de protagonismo alguno. En el área cultural, durante la década de los 90, fue parte de los dirigentes del Centro Cultural Cirilo W. Meijers, del Festival Jíbaro Comerieño y de la Escuela de Bellas Artes de Comerío. Fue una de las organizadoras de la Cumbre Ambiental de la Montaña en el 1998. Es además una de las fundadoras de Poetas en Marcha, grupo que promueve la poesía y el arte de compromiso social. Ha participado también de las actividades del movimiento feminista a lo largo de su vida. Adicionalmente es parte de Las Lolitas en su Centenario.

Eva es, sin duda alguna, una combinación de energía inagotable, compromiso, verticalidad y valentía que difícilmente tenga igual. Cuando sube a la tarima, la gente la escucha por su voz clara y vibrante. Es evidentemente una de las voces más claras del sindicalismo clasista en Puerto Rico. Por eso decimos que donde haya lucha, allí está ella. En ella contamos con esa mujer que realiza desde la tarea más sencilla hasta la de más alto nivel. Por eso estamos orgullosos de contar con esa mujer que se llama Eva Lourdes Ayala Reyes.

Lectura por Awilda Rivera

Mercedes Martínez Padilla

Es enorme el legado de lucha que hemos recibido y que celebramos de mujeres que nos antecedieron –un legado de lucha por la independencia patria, por una mejor calidad de vida, por mejores condiciones de trabajo, por una sociedad más justa… Y está bien que celebremos esa herencia, pero es aún mejor que tomemos ese legado y lo convirtamos en nuestro compromiso de vida para aportar a cada una de esas luchas que, lamentablemente, siguen inconclusas…

Y eso es lo que ha hecho la mujer que voy a presentar. Me refiero a una mujer que es madre amorosa de tres jóvenes talentosos, que es educadora y férrea defensora de la escuela pública, de los estudiantes, de maestros y maestras, y que ha sabido defender sus principios como una cuestión de conciencia. Ha militado en la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR) desde sus inicios en el magisterio en el año 2007, habiendo participado activamente en la huelga de 2008 y en todos los paros y actividades de militancia de dicha organización magisterial. Ha ocupado diferentes cargos en el gremio, desde contacto de escuela, Presidenta de la Local de Toa Baja, Representante del Área VI y, desde el verano de 2015, como presidenta del sindicato. Ha participado en múltiples foros, vistas públicas y actividades nacionales e internacionales en representación de la FMPR.

Mercedes ha apoyado afirmativamente las luchas ambientales de su comunidad respondiendo a las convocatorias del grupo Toabajeños Contra el Gasoducto, y asistiendo, casi a diario, durante su hora de almuerzo, junto a otros(as) compañero(as) maestros(as) al campamento establecido en la playa de Levittown por Toabajeños en Defensa del Ambiente para defender la integridad de nuestra costa.

Su filosofía de vida está definida por las palabras de Lolita Lebrón, a quien se le dedica la Brigada de este año: “Queremos que todo el mundo sepa que, en Puerto Rico, las mujeres estamos luchando por nuestros derechos como trabajadoras, por un ambiente sano, por las comunidades pobres, marginadas, por la justicia, por los presos políticos, por el bienestar de la niñez, por la paz, en defensa de la cultura y de todos aquellos derechos que pretenden quitarnos constantemente. Queremos que todo el mundo sepa que las mujeres en Puerto Rico apoyamos, exigimos y estamos luchando por la independencia de Puerto Rico”.

Asimismo, ha hecho suya la máxima de nuestra Lolita, de que “la dignidad no reside en el bienestar material sino en los principios, y el primero entre ellos es la libertad”. Cree, al igual que nuestra heroína nacional, que se comete un gran crimen con el adoctrinamiento de nuestros niños a través de la educación formulada para ellos por el Estado, porque como expresó la propia Lolita, están asesinando su espíritu nacional.

Luego del cierre de cientos de escuelas en la Isla – a pesar de la tenaz lucha que dio junto a padres/madres, maestros(as), estudiantes y otros líderes magisteriales – en octubre de 2018 se reunió con compañeros(as) de su gremio, con militantes del Partido Independentista Puertorriqueño y de Toabajeños en Defensa del Ambiente, todos preocupados por la situación, y juntos, decidieron fundar el proyecto Movimiento Al Rescate de Mi Escuela, dándose a la tarea de recuperar la Escuela Lorencita Ramírez, en Toa Baja, (cerrada por el gobierno) para ofrecerle a la comunidad un espacio vivo de interacción y de aprendizaje para los niños y las niñas y para la comunidad en general, así como un centro de educación para el cultivo de la conciencia nacional.

Para Mercedes Martínez Padilla, mi respeto, mi reconocimiento y mi agradecimiento por la inmensa labor que realiza.

Cierro mi presentación con unos versos cuyo autor desconozco, dedicados a Mercedes y a las demás compañeras luchadoras a quienes rendimos homenaje hoy:


¡A ti, mujer luchadora!

Mujer trabajadora, rebelde y soñadora,

llena de defectos y grandes virtudes,

llena de amor y comprensión,

llena de coherencia y firme convicción,

y de un profundo compromiso con la revolución…

Mujer que luchas a diario,

que no concibes la realidad como la vives,

que estás inconforme con la injusticia

y buscas para los tuyos futuro de vida digna…

Mujer que, con tu sonrisa y tu firmeza,

construyes caminos de equidad, caminos de igualdad,

caminos de justicia y caminos de paz…

A ti, mujer valerosa y consciente,

mujer que, con caricias y palabras fuertes,

logras que el mundo se despierte,

que la naturaleza sea diferente

y que muchos nos animemos a ser disidentes…

Gracias, mujer, por ser consecuente;

por pelear por lo que crees coherente,

por luchar por lo que amas, aunque te cueste,

por entregarte a la transformación de un sistema diferente

y no desfallecer ante tanta amenaza

en este mundo inconsciente.


Por Wanda Ivelisse González Vélez

Rita Elena Zengotita Ramos

Activista de derechos humanos y militante de las luchas a favor de la independencia de Puerto Rico, de la justicia social y la solidaridad con los pueblos oprimidos del mundo. Nació en el seno de una familia numerosa de doce hijxs, en un barrio urbano de la ciudad de Ponce (Machuelo), el 1ro de julio de 1945. Creció bajo la tutela de una madre dedicada a la crianza y formación de los hijos/as, Elena Ramos Colón y de un representante de ventas de calzados españoles de la Compañía Forteza, José A. Zengotita Morales. Estudió en las escuelas del sistema público de enseñanza del país. En 1963 se graduó de la Escuela Superior de Ponce (Ponce Hight School) e hizo su ingreso a la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras donde en el 1969 obtiene un Bachillerato en Artes con concentración en Ciencias Políticas y Sociología. Tiene un solo hijo de una primera unión.

Por espacio de diez años se dedicó al servicio público en el área de lo social trabajando con sectores marginados víctimas de una sociedad desigual dividida en clases: menores ofensores sociales, familias pobres y usuarios de drogas, experiencia que marcó el inicio de su integración a aquellas luchas sociales comprometidas con estimular cambios en la situación de los sectores más desventajados de nuestra sociedad.

Rita ha trabajado en varias organizaciones revolucionarias, solidarias y de derechos humanos. Mantuvo un rol destacado en la Colectiva Las Lolitas y es co-fundadora de la Fundación Casa Isabel Rosado Morales. Trabajó destacándose siempre por la excarcelación de los presos políticos y prisioneros de Guerra, Co fundadora del Comité Unitario Contra la Represión y por la Defensa de los Presos Políticos (CUCRE) y del Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico (CPDH).

Ha participado en múltiples eventos nacionales e internacionales relacionados a la lucha por los derechos humanos y el derecho de los pueblos a su autodeterminación e independencia en Estados Unidos, Cuba, Nicaragua, Trinidad Tobago, Guatemala, República Dominicana, Perú, entre otros.

Rita también trabaja el tema de la participación de la mujer en las luchas revolucionarias del país destacando la importancia de elevar el estudio y la investigación en ese campo por entender que la aportación de éstas ha sido invisibilizada históricamente a pesar de que, al igual que el hombre, se han destacado por su liderato y compromiso patrio y que han sido protagonista ejerciendo tareas de alto alcance y responsabilidad.

Durante el periodo que trabajó con el Colegio de Abogados de Puerto Rico (1998-2012) como coordinadora de las actividades culturales de la institución, estuvo destacada en áreas relacionadas al apoyo legal moral a los desobedientes civiles arrestados en la lucha por sacar la Marina de Guerra de los Estados Unidos en Vieques (1999-2003), la asistencia legal a los estudiantes arrestados durante la huelga universitaria (2011), y el apoyo legal a los empleados cesanteados por la ley Núm. 7 de 2009 que dejó sin trabajo a 16,970 empleados públicos.

Al presente, Rita Elena, junto a su compañero de luchas y vida, el artista y poeta José “Cheo” Miguel Martí se mantiene activa como parte del Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico, la Fundación Isabel Rosado Morales, el Comité de Familiares y Amigos de Nina Droz y Las Lolita en su Centenario. Colabora además con la Fundación Pedro Albizu Campos. Sus dos nietos y nieta son uno de sus más preciados proyectos. Entiende que la solidaridad, la ética, la lealtad, la honestidad, el valor, la justicia, el amor a la patria y a nuestros semejantes son bienes supremos al que nos debemos en vida. Creerlo y sentirlo nos conduce obligatoriamente a un compromiso con los caminos de la libertad, la justicia social y el cambio, en el que las humanas y lxs marginadxs desempeñamos un papel protagónico.

Rita ha sido reconocida por su gran lucha a favor de la Patria y los derechos de los marginados pues todos la consideramos una de las imprescindibles.

Lectura Ivonne Rivera

Zoraida Rivera Hernández

Nació un 21 de mayo en Arecibo, pero es cialeña “de pura cepa”. Sucede que en el 1967, en Ciales no había sala de partos, (ni ahora tampoco) por lo tanto, Zory vio la aurora en la Villa del Capitán Correa, pero sus raíces estaban en la tierra de Don Juan Antonio Corretjer. De la misma manera que los viequenses no son fajardeños, Zory no es arecibeña…. Y para probar este hecho, afirma, con mucho orgullo, que nunca ha vivido en un lugar que no sea Ciales.

Zory nace de una familia humilde, siendo la más pequeña de ocho hermanos. Se graduó de la escuela superior Juan Ríos Serpa de Ciales en el 1985. Realizó estudios universitarios en la “IUPI”, donde completó un bachillerato en educación secundaria con concentración en Artes Plásticas y dos grados asociados en español e historia. Más tarde, obtuvo una Maestría en Educación y Currículo con concentración en Historia del Arte.

Toda esa preparación académica ha sido luz y camino de esperanza para sus estudiantes de la escuela pública. Se educó para eso y al día de hoy sigue cumpliendo su misión en la Escuela Jaime Coira de Ciales, naturalmente, donde enseña Artes Plásticas en los grados tercero, sexto, séptimo y octavo. Al día de hoy, con su práctica, sigue destacando la figura del maestro y de la maestra, no como un apostolado sumiso y pasivo, sino uno de esfuerzo sincero, de creatividad, de participación, de lucha y de esperanza.

Zory es una líder del magisterio puertorriqueño, no solamente por su reconocido trabajo académico, sino por su participación combativa en los escenarios de lucha de esa clase. Además de su Ciales querido, laboró en escuelas de Morovis y Manatí. Fue parte de las estructuras de base de esos distritos escolares.

Del 2000 al 2003 fue electa al Comité Ejecutivo de la Federación de Maestros en representación de la región centro-norte que comprende los pueblos de Ciales, Morovis, Corozal, Barranquitas y Vega Baja. Su labor en esas lides sindicales fue de excelencia.

Pero la gestión de una líder como Zoraida no se circunscribe, necesariamente, a su entorno inmediato, sino que trasciende, reafirmando que el magisterio tiene una responsabilidad con nuestro pueblo que tiene que cumplir más allá de la comunidad escolar donde se desempeña. Así, Zory es también una destacada líder cultural-comunitaria. Presidió el Centro Cultural de Ciales durante cinco años y trabajó como voluntaria para el Proyecto de la Casa Corretjer por otros quince.

La solidaridad es también un atributo digno de reconocer de Zoraida Rivera. Es parte de nuestro Comité de Solidaridad con Cuba desde el 2001; ha viajado en cinco ocasiones en la Brigada Juan Rius Rivera y ha fungido como maestra de ceremonias en varias de nuestras actividades especiales.

Es madre de Yaraní Celeste, Camila Andrea y de Sebastián Andrés; y abuela de César, Julián y Paula, de 9, 6 y 3 años, respectivamente.

El valor, el prestigio y el patriotismo de Zoraida Rivera y de estas mujeres que homenajeamos en esta tarde, no se pueden resumir en tres o cuatro minutos. Sin embargo, sus acciones y sus obras están ahí, son palpables y desde luego, hablan de manera bella, por sí solas.

Cuando comencé a escribir estas líneas, y abordando los 4 minutos asignados, tuve la gran idea de llamar a Sebastián, el hijo varón de Zoraida y el hijo o nieto que todas y todos quisiéramos tener. Le dije: “Seba, escríbeme dos o tres oraciones sobre tu madre”. Aquí está su respuesta, (ad-verbatim), espontánea, desprendida y tan llena de amor:


“Mi madre ha sido una de las personas más importantes en mi vida. Pues es la persona que me apoyó desde pequeño, en cada una de mis actividades. Fue la que me ayudó a cumplir mis sueños, sin importar el precio, el tiempo o la fuerza que necesitase cada uno de ellos. Es una madre sumamente luchadora, pues cuando nuestros padres, el de mis hermanas y el mío, no estaban, supo atender y amar a cada uno de nosotros, cumpliendo también con las labores del padre que no estaba presente. Es la madre que me enseñó a amar esta patria y defenderla hasta la muerte, pues decía que nunca existirá un lugar más precioso que éste. Ella es esa amiga que te da la mano sin esperar nada a cambio. No importa que necesites, Zory estará allí para ayudarte. Ella es esa maestra diferente dentro de la escuela. La que trae música típica para que los estudiantes sepan lo que son nuestras raíces, la que educa con ese estilo único y especial, para que los estudiantes puedan adquirir la enseñanza y verdaderamente aprender. Esa es mi madre, la persona más humilde y sencilla que he conocido y gracias a ella soy quien soy.”

Por Juan Camacho y Sebastián González Rivera

36 vistas0 comentarios