top of page
  • Foto del escritorCSCPR

Encuentro entre cubanos movidos por la solidaridad

Como es habitual en las visitas del Presidente cubano a otros países, también en Argelia compartió con una representación de colaboradores que aquí brindan sus servicios, y de la misión Estatal cubana

ARGEL.ꟷ Distendido y diáfano fue el encuentro que en la noche de este viernes sostuvo el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con una representación de los colaboradores que brindan servicios en este país, y con miembros de la Misión diplomática de la Mayor de las Antillas. A cada uno de los presentes, que superaban la treintena, saludó personalmente el Jefe de Estado antes de iniciar el diálogo, que dejó experiencias y también muchos retos para el futuro.

Les habló el mandatario de lo entrañable de esta visita, y acerca de la importancia de las naciones incluidas en la gira, todas clave para Cuba en materia de cooperación. Particularmente sobre lo acontecido durante estos días en Argelia, con quien hemos tenido una relación histórica, explicó que «las conversaciones oficiales fueron muy satisfactorias, incluso por encima de las expectativas que teníamos».

Apreciamos, aseguró, una enorme comprensión de los problemas de Cuba por parte de la actual dirección argelina y su disposición de ayudar y cooperar, sobre todo en temas esenciales para nosotros, como es el energético.

Seguidamente comentó sobre el interés de ambos gobiernos para buscar cooperación en otros ámbitos y otras decisiones adoptadas, como la de realizar la Comisión Intergubernamental el venidero año; así como la ampliación de la colaboración médica ꟷsobre todo en materia de productos biotecnológicos y medicamentosꟷ y de los intercambios científico, educacional y deportivo.

Las decisiones que se adoptaron, a partir de la voluntad del Gobierno argelino y de su Presidente, aseguró Díaz-Canel, fueron muy favorables. En tal sentido, detalló aspectos referidos a la condonación de la deuda, que implica acciones como la de eliminar el pago de todos los intereses atrasados y alargar los años en que se pagaría esa deuda; el suministro estable de combustible a Cuba; y la estación de generación fotovoltaica que se instalará en La Habana y se conectará con el Sistema Electroenergético Nacional.

Realmente, les dijo, fue un buen resultado el de esas conversaciones oficiales, y desde que llegamos aquí, por la manera en que nos han tratado y el respeto, yo diría que hay cariño hacia Cuba y una comprensión muy significativa.

Con la voz rasgada por las emociones les compartió entonces una certeza: «dentro de todas esas cosas está el reconocimiento a ustedes, a la colaboración cubana, en particular a la colaboración en Salud».

«Recuerden que por aquí empezamos la colaboración cubana internacional, cuando llegó en 1963 la primera brigada; por lo tanto, ese es un hecho que le da mucho simbolismo también a esta visita y a lo que nos estamos proponiendo hacer en el futuro», insistió.

Del reconocimiento al trabajo realizado aquí y el orgullo que se siente como cubano al poder apreciarlo; de la calidad y el sentimiento con que se habla de los médicos cubanos entre el pueblo argelino para quien ya son simplemente «los cubanos»; y de los muchos aprendizajes que han dejado en la nación magrebí, habló también el Jefe de Estado durante el encuentro, que es espacio habitual cada vez que visita algún país.

Ahora, dijo, van a tener todos «mucho más trabajo, porque hay que darle seguimiento rápido a cada una de las cosas que fueron acordadas»

Como suele suceder en este tipo de encuentros, el Presidente Díaz-Canel ofreció una actualización sobre el contexto económico, político y social que vive Cuba, marcado por elevadas tensiones provocadas fundamentalmente por el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos.

Asimismo, los puso al corriente de la situación epidemiológica y sobre cómo, con el esfuerzo del personal de la Salud y los científicos, se lograron superar los peores momentos de la epidemia de la COVID-19; el amplio proceso que se realizó previo a la aprobación del Código de Las Familias; las transformaciones que se llevan a cabo en barrios en situación de vulnerabilidad; y en torno a muchas otras tareas que buscan perfeccionar el funcionamiento de la sociedad cubana.

Y como colofón de sus palabras, pidió trasladar «a todos los colaboradores el saludo y el reconocimiento por la labor que realizan», sobre la cual se habla muy bien en estas tierras y significa mucho para el pueblo argelino.

«¿Cómo les va? ¿Qué expectativas tienen? ¿Qué les preocupa?», quiso conocer el mandatario y varios de los allí presentes hablaron entonces de motivaciones y propósitos entrañables; del compromiso con que asumen sus responsabilidades; y de cómo se adaptan los hijos de los diplomáticos que aquí trabajan al cambio que implica estar lejos de casa.

En diálogo con el doctor Rolando Piloto Tomé, jefe de la Brigada Médica en estas tierras, el Jefe de Estado indagó por las condiciones de vida de quienes integran este grupo de vanguardia que brinda sus servicios en lugares muy diversos y alejados de la capital argelina.

«Para nosotros significa mucho este encuentro», diría poco después el doctor Piloto Tomé al intercambiar con nuestro equipo de prensa. Justamente lo alejado de las zonas donde labora el personal médico cubano ꟷlos más cercanos se encuentran a 300 kilómetros de la ciudad de Argelꟷ impidió que una representación mayor pudiera ser partícipe de este momento.

Los verdaderos héroes de esta misión, consideró, son los 882 colaboradores que están en los más diversos lugares de esta nación, casi siempre en esos a los que no quieren ir otros médicos.

Esa, definitivamente, es esencia también de nuestra Isla que han traído a este otro lado del mundo los colaboradores cubanos: ayudar siempre allí, donde más se les necesite.

Por: https://www.juventudrebelde.cu/autores/alina-perera-robbio

 
1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page